English   Español   Français  


Si desea recibir regularmente noticias de la Curia General, invienos un correo electrónico con objeto "Subscribe"


Noticias


  • Versione Italiana
  • Archivo de boletines informativos previos
  • Headlines del Apostolado Social


  • Paginas web de las Conferencias Regionales


  • Jesuits USA
  • Noticias de la CPAL-SJ
  • Jesuits in Europe
  • Jesuits in Asia Pacific
  • Jesuits in South Asia


    Mirada Global online review

    la actualidad latinoamericana en temas de Religión, Sociedad, Política, Cultura, Medioambiente y Economía Más »


    Dispatches from JRS

    noticias bimestral desde el Servicio Jesuita a Refugiados |Más»


    In All Things

    the editorial blog from America magazine | Más »


    Thinking Faith

    the online journal of the British province | Más »


    Eureka Street

    public affairs, international relations, the arts and theology; from Australia | Más »


    Ecología y Jesuitas en Comunicación

    Busca promover la toma de conciencia entre Jesuitas y amigos sobre las cuestiones ecológicas
    | Más »


  • Noticias

     


    Una manera nueva de mirar
    (17-Jul-2017)

    Tengo gran satisfacción de estar con vosotros esta mañana para celebrar juntos la Eucaristía. Es la primera vez que visito un país budista, y me encuentro con los jesuitas y sus colaboradores en la misión que trabajan juntos en ese contexto. Estoy deseando aprender de vosotros y ver las cosas desde otro punto de vista a partir de esta breve visita.
    El ver las cosas de una manera nueva, de acuerdo con las lecturas de hoy nos lleva a reconciliación y esperanza. En la primera lectura los hermanos de José están temerosos después de la muerte de su padre Jacob. Temen que su hermano José les guarde rencor y tome venganza de ellos. De alguna manera su miedo tiene fundamento. Trataron a José malamente y le causaron un terrible sufrimiento cuando lo vendieron como esclavo por odio y envidia.
    Pero lo que realmente vemos, en nuestra lectura de hoy, es una conmovedora historia de reconciliación que tiene lugar por una nueva manera de mirar. José no niega su sufrimiento ni la injusticia cometida. Pero a través de su propio sufrimiento, ha aprendido a ver las cosas de manera diferente. Fue capaz de ver el plan de Dios, Dios haciendo el bien ha superado el mal en su vida. Por eso dice a sus hermanos: “No tengáis miedo… el daño que planeasteis hacerme a mí, por diseño de Dios se ha cambiado en bien”. Las palabras de José “tocaron el corazón” de sus hermanos, e hicieron posible un nuevo comienzo en sus vidas.
    En nuestro evangelio, Jesús también ayuda a sus discípulos a mirar las cosa de una manera nueva. Cuando manda a sus apóstoles en misión, se muestran temerosos, sabiendo que les esperan conflictos y hostilidad. Les anima y les dice, hasta tres veces, ¡no tengáis miedo! Y lo hace, comentándoles algo que ellos han visto cada día, algo en lo que probablemente no han caído en la cuenta y sobre lo que no han reflexionado. “¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre”, les recuerda Jesús. “Por eso no tengáis miedo; ¡valéis más vosotros que muchos gorriones!” (Mt 10,29.31).
    Parece que Dios está recordándonos que las relaciones se pueden sanar, y el miedo se puede superar, cuando aprendemos a mirar de una manera nueva, una manera fundada en la fe, que es capaz de de ver a Dios trabajando en nuestro mundo, tierna y amorosamente, con un plan para salvar y sacar bien del mal. Sería bueno preguntarnos a nosotros mismos: ¿qué relaciones en mi vida, en nuestras comunidades, en nuestro mundo, necesitan sanación? ¿Qué temores y ansiedades me turban, o cargan sobre los que están a mi alrededor? ¿Cómo podría yo ser invitado a mirarlos de una manera nueva, desde el punto de vista de la fe?
    Nuestras lecturas nos recuerdan también la Congregación General 36, que habla de nuestra misión como una misión de reconciliación y esperanza. En un mundo con tanta violencia, divisiones e intolerancia, se nos llama a construir puentes, a crear una ‘cultura de la hospitalidad’ y la bienvenida. En un mundo donde hay tanto ‘miedo e irritación’, y donde ‘la esperanza está amenazada’, estamos llamados a llevar la esperanza del Señor Resucitado en todos nuestros ministerios y trabajos apostólicos. Sé que vosotros aquí en Camboya habéis estado hondamente comprometidos en traer reconciliación y esperanza, especialmente a los pobres, desde el principio de esta misión. La Palabra de Dios, hoy, nos recuerda que esta misión de reconciliación y esperanza implica ayudar al pueblo a verse a sí mismo, a aquellos que lo han ultrajado, y a los que son diferentes, de una manera nueva. Esto significa ver a Dios trabajando en medio de estas relaciones rotas y situaciones difíciles, y trabajar con Él para crear una más alegre familia humana.
    Tal vez, pues, podemos pedir en esta Eucaristía, esta mañana, por algo que parece muy simple. Cuando el Papa Francisco se encontró con nosotros en la Congregación General, nos sorprendió a todos diciéndonos que teníamos que mejorar pidiendo a Dios insistentemente consolación espiritual para poder compartirla con los demás. Consolación, que no es sólo sentirse bien, sino, como nos recuerda San Ignacio, es un incremento de fe, esperanza y caridad en nosotros que nos permite ver el mundo de diferente manera, porque vemos al mismo Dios actuar en él, y cómo nos invita a unirnos a Él. Quiera el Señor, llenar a cada uno de nosotros con la consolación para que podamos con más alegría promover la reconciliación, e inspirar esperanza en nuestro mundo.
    Siem Reap, Camboya Homilía, 15 de julio de 2017


    Noticias al día Archivos