English   Español   Français


Si desea recibir regularmente noticias de la Curia General, invienos un correo electrónico con objeto "Subscribe"


Noticias


  • Versione Italiana
  • Archivo de boletines informativos previos
  • Headlines del Apostolado Social


  • Paginas web de las Conferencias Regionales


  • Jesuits in Africa
  • Jesuits in Canada and USA
  • Noticias de la CPAL-SJ
  • Jesuits in Europe
  • Jesuits in Asia Pacific
  • Jesuits in South Asia


    Dispatches from JRS

    noticias bimestral desde el Servicio Jesuita a Refugiados |Más»


    In All Things

    the editorial blog from America magazine | Más »


    Thinking Faith

    the online journal of the British province | Más »


    Eureka Street

    public affairs, international relations, the arts and theology; from Australia | Más »


    Ecology amd Jesuits in Communication

    Seeks to sustain a greater awareness of Jesuit people in ecology and advocacy efforts
    | Más »


  • Noticias

     


    Fr Sosa visits restored Chapel of "Silk Weavers" in Venice (Italy)
    (13-Apr-2018)

    On Wednesday, 11 April 2018, Father General Arturo Sosa visited Venice to participate in the inauguration of the restored Chapel of Silk Weavers (Cappella dei Tessitori di seta) in the Church of the Assumption. The restoration of the chapel was completed with the help of the Swiss Foundation Pro-Venice. Father General was accompanied by Father Joachin Barrero, Regional Assistant for Southern Europe Assistancy, as well as Father Gianfranco Matarazzo, provincial of the Euro-Mediterranean Province of the Society of Jesus. Civic authorities of the City of Venice also participated in the ceremony.

    Although the Society no longer has a community in Venice, Father General noted that the city "remains a great light for the Jesuits and their history, which was lit when the first ten companions, most of whom had completed their studies at the Sorbonne in Parish, gathered there in 1537 with the intention of embarking for the Holy Land and beginning a full apostolic life."

    The Venetian stay of the first companions was a time of discernment, of searching for the will of the Lord, so that they could make a decision about their future. Even today, the Venetian period remains for the Jesuits a heritage of lived history, an essential memory. General Congregation 36 recalled the importance of the Venetian period of the Society by saying of the first companions, that "As they discerned new direction for their lives, they held fast to what they had already found to be life-giving: sharing their lives together as friends in the Lord; living very close to the lives of the poor; and preaching the Gospel with joy." (GC 36, D.1 n4).

     


    Inauguración del Año Jubilar de San Luis Gonzaga
    (12-Mar-2018)

    El Padre General Arturo Sosa, SJ inauguró el Año Jubilar de San Luis Gonzaga en la Iglesia de San Ignacio en Roma, el pasado 9 de marzo. Aproximadamente 100 sacerdotes concelebraron con el Padre General la misa, y una gran congregación participó en ella. El Año Aloisiano del Jubileo tiene lugar del 9 de marzo de 2018 al 9 de marzo de 2019.

    San Luis Gonzaga (1568-1591) renunció a una vida privilegiada y a una herencia principesca para vivir los votos de la vida religiosa hasta el punto de contraer una peste, debido al cuidado desinteresado que él tenía con las personas enfermas. Era el hijo mayor del Marqués de Castiglione y heredero del título familiar. Los Gonzaga eran conocidos como patronos de artistas del Renacimiento, y gobernaban lo que equivalía a un reino.

    A continuación, se encuentra la homilía del Padre General en la inauguración del Año Aloisiano del Jubileo.

    P. Arturo Sosa, S.I.
    Inauguración del Año Jubilar de Luis Gonzaga
    Homilía - 9 de marzo de 2018
    Iglesia de San Ignacio
    Roma

    La juventud de San Luis Gonzaga no es solo una cuestión de edad. Es la juventud que proviene de la libertad, la libertad de discernir para tomar decisiones en armonía con el plan de Dios, y la voluntad de llevar una vida consistente con la elección hecha. Por esta razón, damos la bienvenida a la feliz coincidencia de las fechas del Año Aloisiano del Jubileo, con la muerte de Estanislao Kostka, SJ, el Sínodo sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, y la Jornada Mundial de la Juventud.

    La libertad que nos hace jóvenes es el resultado de la liberación que la humanidad recibe de la Encarnación y la Resurrección de Jesús. Jesús, el Hijo, que se hizo uno de nosotros, abre el camino a la liberación, el fruto del amor que da vida, porque todos tenemos vida en abundancia. El encuentro de cada ser humano con Jesús lo libera de todo lo que le impide seguir el camino del don del amor. El encuentro con Jesús cambia nuestra forma de ver, lo que nuestra estrecha mirada nos ha impuesto.

    La liberación en Cristo nos invita a tomar caminos que nunca antes habíamos imaginado. Caminos que no sabemos hacia dónde nos llevarán; pero no es necesario saber porque esta libertad adquirida se deriva de la fe, se deriva de la confianza depositada solo en Dios, quien nos guiará con su Espíritu Santo. La libertad consiste en mantener toda nuestra confianza únicamente en Dios y en dejarnos guiar hacia Él por los senderos que nos quiere revelar en ese momento.

    Desde el momento en que fue liberado en Cristo, San Pablo puede afirmar: considero que todo es una pérdida debido al valor incalculable de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y encontrarme en él, no teniendo una justicia propia de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe. (Filipenses. 3:8-9)

    Hacerse joven, dejar la infancia atrás significa salir de uno mismo, aceptar que el centro de la vida real está fuera de nosotros, en el amor que hemos recibido. La experiencia de ser amado es la fuente del proceso de liberación, con el que es posible tomar decisiones fundamentales. Para hacer una elección, en el lenguaje de la espiritualidad ignaciana. Los jóvenes sueñan con una vida diferente, mejor que la que conocen a su alrededor. La libertad interior despierta el deseo de contribuir a hacer real esta vida mejor, y conduce a la necesidad de elegir una manera de hacerlo.

    Juventud es también la habilidad de discernir de tal manera que se encuentra, en los movimientos internos y en las experiencias de la propia historia, cómo el Señor continúa actuando en el mundo y confirma el llamado a seguirlo. El llamado para ayudar a reconciliar a los seres humanos entre sí, y para cuidar de nuestro hogar común, este universo en el que vivimos con tanto descuido, y también con Él, nuestro creador.

    El discernimiento exige que vivamos libres de las reglas que nos imponen ofrendas y sacrificios en nombre de Dios. Que sigamos al amor como la única forma de vida verdadera y el único mandamiento, como el escriba que le pide a Jesús que entienda bien: Bien dicho, maestro, respondió el hombre. Tienes razón al decir que Dios es uno y no hay otro más que él. Amarlo con todo tu corazón, con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas, y amar a tu prójimo como a ti mismo es más importante que todas las ofrendas quemadas y sacrificios. (Mc 12: 32-33) Esto es lo que Ignatius llama indiferencia a cualquier tipo de presión social, familiar o de otro tipo que limite la voluntad de emprender el camino, teniendo como única guía al Espíritu Santo.

    Liberarse es un proceso de conversión, mediante el cual la experiencia del amor misericordioso del Padre permite al pecador perdonado prepararse para amar al prójimo como a sí mismo, escuchar el llamado del Hijo a ofrecerse, contribuir al anuncio de la Buena Nueva del Evangelio. La libertad, experimentada como indiferencia, nos acerca a los demás, a los que son diferentes, a los más necesitados ... a todos aquellos que son descartados por un pecado que se ha convertido en una estructura social de exclusión. Al acercarnos a ellos como el fruto de haber experimentado la cercanía del Señor, nos hacemos cercanos y listos para ser enviados, para que podamos en todo amar y servir.

    Los jóvenes también tienen entusiasmo y un fuerte deseo de dedicarse totalmente a lograr lo que se ha elegido. Para el joven, la experiencia liberadora de la misericordia, que lo libera, no es suficiente. La conversión que lo lleva a elegir seguir a Cristo y ser enviado no es suficiente. El joven pone toda su energía en hacer realidad lo que ha soñado, deseado y decidido hacer. El joven, como dice el versículo del Salmo, que compone la antífona de la Eucaristía de hoy, es el que tiene manos inocentes y corazón puro: él ascenderá al monte del Señor y permanecerá en su lugar santo.. Las manos inocentes y los corazones puros son el fruto de la conversión, que conduce a la libertad y al deseo de en todo amar y servir. Es partir en el camino y subir a la montaña del Señor, colaborando con su misión de reconciliación en este mundo.

    La Eucaristía que celebramos para comenzar este Año Jubilar de San Luis Gonzaga es una buena oportunidad para pedirle al Señor la gracia de esta juventud, con la que nuestro corazón permanece a tono con su plan para la liberación de la humanidad, y nos damos a nosotros mismos totalmente para hacerlo posible.

    Traducción del italiano


    Relate mission of CVX-CLC to key elements of Vatican II – Fr Sosa
    (05-Mar-2018)

    Father General Arturo Sosa has urged members of Christian Life Community (CLC) define the mission of the movement in relation to the key elements of the Second Vatican Council. He said this when he met with members of the World Executive Council of Christian Life Community at the Jesuit General Curia in Rome on 4 March 2018. Father Sosa noted that the Second Vatican Council took seriously the mission of the laity in the Church.

    Father General also reminded the CLC members of the importance of involving the youth in the mission of the movement. Youths will ensure continuity of the mission of community in different parts of the world. He said the members of CLC were apostles within the Church, sent out on mission. As such, their mission should also include reaching the youth, who in recent years are being recognised as a very important group within the Christian family.

    Members of the World Executive Council of Christian Life Community were in Rome to attend a weeklong meeting, which was also a preparatory meeting for the CLC World Assembly that will take place in July 2018 in Buenos Aires, Argentina.

     


    Brief News Archives