English   Español   Français


If you wish to receive regularly the news from the Jesuit Curia, send an email with the subject "Subscribe"


Newslink


  • Versione Italiana
  • Archive of newsletters before March 2009
  • Headlines from the Social Apostolate


  • Jesuit news online


  • Jesuits in Africa
  • Jesuits in Canada and USA
  • Noticias de la CPAL-SJ
  • Jesuits in Europe
  • Jesuits in Asia Pacific
  • Jesuits in South Asia


    Dispatches from JRS

    a twice monthly news bulletin from the JRS International Office |More»


    In All Things

    the editorial blog from America magazine | More »


    Thinking Faith

    the online journal of the British province | More »


    Eureka Street

    public affairs, international relations, the arts and theology; from Australia | More »


    Ecology amd Jesuits in Communication

    Seeks to sustain a greater awareness of Jesuit people in ecology and advocacy efforts
    | More »


  • PDF

    Vol. XX, No. 2 27 enero 2016

    Conversaciones con el Padre General


    Los jesuitas


    Somos la Compañía de Jesús, una orden religiosa Católica Romana de sacerdotes y hermanos, fundada hace medio milenio por el soldado y luego místico Ignacio de Loyola. Pero la mayoría de la gente nos conoce como “Los Jesuitas.” Con la visión de nuestro fundador, buscamos “Encontrar a Dios en todas las cosas.” Nos destinamos a nosotros mismos a la “Mayor gloria de Dios” y al bien de toda la humanidad. Y lo hacemos agradecidos en colaboración con los que comparten nuestros valores, incluyendo a personas laicas. Estas últimas se han convertido en parte de “nosotros,” la familia Jesuita extendida. Nuestra colaboración con los laicos fluye de nuestra relación personal con Cristo. Nos vemos a nosotros mismos como los compañeros de Jesús, e invitamos a los demás a unirse a nosotros, como amigos en el Señor. Juntos construimos el cuerpo de Cristo. Con nuestros amigos y asociados, también tratamos de llegar a un mundo ampliamente diverso porque es ahí donde está Dios. Por experiencia y por reflexión, sabemos que es posible descubrir significado, valor y propósito divino “en todas las cosas.”


    A partir de este mes, el boletín Jesuitas por el mundo publicará una edición especial titulada “Conversaciones con el Padre General Adolfo Nicolás” sobre varios aspectos de la vida de los jesuitas. En la primera de estas conversaciones, el Padre General hablará de la vida comunitaria de los jesuitas con el Padre Patrick Mulemi, Director de la Oficina de Comunicación y Públicas Relaciones de la Curia General de Roma.


    Sobre la vida de comunidad


    La CG35 habla de la comunidad como misión (D.3, No.41). Usted dice en una de sus cartas que los jesuitas deberían considerar la comunidad una especie de “ministerio”. ¿Qué quería decir?


    R.Nuestro servicio a los laicos y la visibilidad que tenemos como comunidad han cambiado de forma radical. Ya no vivimos “enclaustrados” y todas nuestras comunidades han crecido en hospitalidad – lo cual es algo muy positivo. Acogemos más a nuestra mesa a otras personas, que antes habríamos considerado “extrañas”. Esto significa, entre otras cosas, que en estos momentos nuestra vida de comunidad, la profundidad y animación de nuestras conversaciones y el modo de relacionarnos, se han hecho transparentes, y, por tanto, son una ayuda o un escándalo para los seglares. En consecuencia, construir comunidad y ocuparse de los miembros de la comunidad puede constituir un servicio de gran valor en nuestra vida apostólica.


    La vida de comunidad parece ser una preocupación típica entre los jesuitas. ¿Por qué cree usted que nos cuesta la vida de comunidad? ¿Cuáles cree que son las principales dificultades que afronta hoy la vida de comunidad en la Compañía?


    R.No puedo extenderme explicándole todas las razones. Puedo hablar de mi propia experiencia, que comparte la que muchos otros tuvieron en el pasado. Se nos inició a la vida de comunidad dándonos a leer los escritos de santos monjes y personajes “monásticos” del pasado. En mis primeros años como jesuita nunca tuve ocasión de escuchar lo que pude leer más tarde. Es decir, que el Nuevo Testamento no trata específicamente de la “comunidad en general”. Que en el Nuevo Testamento no se hallan definiciones de lo que una comunidad es o no es; sin embargo sí encontramos muchas indicaciones sobre las actitudes cristianas que construyen comunidad y aparece el mandato de hacer el bien al otro. En las cartas de San Pablo encontramos más de 80 frases del tipo “perdonaos unos a otros”, apoyaos, ayudaos, sed pacientes, llevad las cargas de los demás, dadles ánimo y muchas otras. Entiendo bien que se omitiera lo que no había sido aún estudiado. Intento simplemente explicar por qué actualmente la comunidad constituye hoy un tema importante.


    ¿Le parece que la “adicción al trabajo” contribuye a hacer más difícil la vida de comunidad? ¿Nos puede dar alguna sugerencia para aminorar los problemas que de ello se derivan?


    R.Tengo la impresión de que los humanos tenemos una tendencia a identificarnos con lo que hacemos, con nuestras responsabilidades… y, si se da el caso, con nuestro papel social, que deseamos desempeñar del mejor modo posible. El problema se complica, porque si uno tiene talento, le llueven las propuestas. Y cuántas más ocasiones tiene uno de servir crece también la necesidad de discernir bien la distribución del propio tiempo. No podemos hacerlo todo. Un buen servicio requiere concentración, estudio, reflexión y tiempo. La dispersión de la atención y las energías no nos ayuda en lo más mínimo a alcanzar aquella profundidad y creatividad que deseamos para nuestro trabajo apostólico.